Publicado: 24 de Marzo de 2017

Todo un superventas mundial que llega a su octava generación. 22 millones de unidades fabricadas desde 1973. Sólo en el 2013 se vendieron más de 1,1 millones de unidades de la gama Passat. El año pasado se vendió un Passat o Magotan (en China) cada 29 segundos en algún lugar del globo. Dos Passat por minuto, 126 cada hora y mas de 3.000 diarios. Todos los días.

La situación, la importancia de un modelo histórico ha obligado a la marca alemana a cuidar mucho todos y cada uno de los aspectos del nuevo modelo. No se trataba solamente de mejorar el Passat de la generación anterior. Había que hacer el mejor Passat de la historia, un coche de categoría superior para competir con los adversarios ya conocidos. Es decir, con el Ford Mondeo, Peugeot 508 u Opel Insignia, pero también para introducirse en el llamado segmento de gama alta dominado por los fabricantes alemanes de siempre: Audi, BMW y Mercedes.

En cualquier caso, el Passat cambia totalmente. Es un automóvil nuevo de pies a cabeza. Para ello, se construye sobre la plataforma MQB del grupo Volkswagen, la que se utiliza para el Audi A3, Seat León, Skoda Octavia o Volkswagen Golf. Más bajo y ancho, conserva prácticamente la misma longitud (4,76 metros), aunque a primera vista parezca más coche. En la versión berlina el maletero aumenta su capacidad en 21 litros para llegar a los 586,