Publicado: 17 de Enero de 2017



Cosas que es mejor comprar de 

A todo el mundo le gusta estrenar. No hay nada como el olor de un libro nuevo o de un coche recién salido del concesionario. Y qué decir de estrenar modelito: quitarle la etiqueta y saber que nadie más se lo ha puesto, que ha salido fabricado y diseñado para que personas como tú lo lleven. Pues, amigo, olvida todas esas sensaciones. Son placenteras, sí, pero hay algo mejor: adquirirlas por menos precio.

Comprar cosas de segunda mano es lo que se lleva ahora; lo vintage. Sabemos que alguien como tú, lector influyente, ni siquiera te lo habías planteado, pero lo cierto es que hacerte con algo que otro ya no necesita tiene numerosas ventajas. Vale, el olor no es el mismo, y no tienes el aliciente de ser el primero, pero todos los productos de segunda mano incluyen una historia, y ese 'je ne sais pas quoi' que las hace especiales.

Un hombre inteligente como tú debería saber que un vehículo pierde hasta un 40% de su valor con solo arrancar el motor y dar una vuelta a la rotonda

Además, hay que ahorrar. Y más ahora que no te ha tocado la Lotería y que llega la cuesta de enero. Quizá con lo que no te gastes en artículos nuevos puedas pegarte ese viaje a Nueva York que tanto llevas esperando, o a las islas Fiji que tanto nombra tu pareja. Pero no todo vale. Hay cosas que es mejor comprar de segunda mano, y son estas. Atento:

1) Coches

Es tentador ir al concesionario y comprar un coche nuevecito, pero no es la mejor idea. Un hombre inteligente como tú debería saber que un vehículo pierde hasta un 40% de su valor con solo arrancar el motor y dar una vuelta a la rotonda. En ese justo momento ya se convierte en algo de segunda mano. Así qué, ¿para qué gastarse tanto en uno cuando lo puedes adquirir con unos pocos kilómetros y mucho más barato? La clave es, como siempre, buscar bien y no comprar cualquier cosa.

Esto es algo que, de hecho, ya están haciendo cientos de personas en nuestro país. En los cuatro primeros meses del año, la venta de vehículos de ocasión creció un 17,3% respecto a 2015, de acuerdo a la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM). El incremento en la venta de estos vehículos ha llevado consigo un aumento del precio medio del 3,9%, en comparación con el año anterior, según datos de AutoScout24 España.

Si la idea sigue sin convencerte, has de tener en cuenta que el vehículo se deprecia con los años. Así, un coche casi nuevo (de uno o dos años de vida), es muchísima mejor adquisición que uno recién sacado del concesionario. No obstante, puestos a elegir te recomendamos un vehículo de cinco años de edad: no tentrá las últimas características y novedades, pero al menos no perderá tanto valor. Y, lo más importante, no tendrás que gastarte tanto dinero.